Música versus Literatura, íntimamente ligadas

La música es algo presente en mi producción literaria

La Música y la Literatura. Como muchos de vosotros ya conocéis mi vinculación con la música es, incluso, anterior a mi faceta literaria. No es por tanto de extrañar que cuanto he escrito hasta ahora aparezca impregnado de esta pasión mía por el arte sonoro.
Es bastante habitual descubrir en mis novelas citas sobre compositores, intérpretes, obras o referencias musicales que, de algún modo, suelo asociar con las distintas escenas vividas por los personajes o su manera de ser o pensar.

Existe una música para cada momento e individuo

Durante mis presentaciones son muchas las personas que comentan lo interesante que podría llegar a ser leerlas con el fondo musical de las piezas a las que hago referencia. También yo lo creo. Es por ello que he decidido crear aquí un apartado en el que, si me lo permitís, os sirva de cicerone musical a lo largo de la lectura.

Mis novelas están salpicadas de alusiones musicales

Intento acercaros a la idea que me llevó a concebir cada escena. Explicar el porqué de elegir ese determinado fragmento y no otro, el estilo, compositor e incluso el intérprete.  Creo que así podréis llegar a entender más fácilmente la personalidad de cada uno de los personajes.
En los sucesivos comentarios explicaré la relación de la música a la que hago referencia con lo escrito, estableciendo de ese modo comparativas entre texto y sonido.
La forma de llevarlo a cabo será enlazando cada vídeo con un breve fragmento literario. Creo que así comprenderéis mejor el momento y situación dentro del entramado de la historia.
En resumen, os propongo me acompañéis en esta pequeña experiencia literario-musical a través de mi producción. Espero os guste la idea tanto como me ilusiona a mí.

¡Bienvenidos a mi mundo!

2 pensamientos en “Música versus Literatura, íntimamente ligadas”

    1. Así es querida amiga y, en mi caso, aún tiene mayor relevancia. Gracias por tu comentario y presencia en mi web. siempre serás bienvenida. Un abrazo.

Deja un comentario