Mi personal manera de escuchar «Sinfonía en París»

Sinfonía en París I – Tres mujeres y un amor

Dentro de los libros publicados hasta el momento quizá la novela que mejor se adapte al paseo musical que os propongo sea la mini Saga Sinfonía en París I y II. El propio título ya es en sí una referencia sonora. Del mismo modo, los personajes están íntimamente ligados al mundo musical y toda la trama se desarrolla en un entorno eminentemente artístico. Ese es el motivo que me ha llevado a elegirla como inicio de esta pequeña aventura.
Dejo el enlace a la sinopsis así,  todos aquellos que no lo hayáis leído, tendréis una idea clara de la trama.

Capítulo 2 – Fragmento de Sinfonía en París I – Tres mujeres y un amor

«Los lúgubres y melancólicos acordes iniciales del Adagio assai, de aquel segundo movimiento, parecieron ejercer de muro de contención ante la fuerte tensión que la nueva disputa matrimonial acababa de provocarle. También Beethoven semejaba haber compuesto aquellas primeras notas inmerso en la tristeza y la desesperación, alternando con pasajes de gran lirismo y sosiego.
Se identificó de inmediato con el carácter de la pieza. Así sentía su espíritu, torturado y maltrecho por los continuos problemas que la vida se empeñaba en presentarle; al mismo tiempo que una extraña tranquilidad y alegría lo invadía cada vez que se sumergía en el absorbente trabajo. Hacía muchos años que sufría tan dolorosa dualidad, la memoria era incapaz de recordar un solo día de su vida en el que se sintiera invadido por una completa y sana felicidad.…».

COMENTARIO: En esta escena, Jean Pierre, entabla de nuevo una lucha consigo mismo. Es consciente del error cometido en el pasado, el cual lo ha llevado a una situación de servilismo extremo que lo mantiene atado de pies y manos. La fama alcanzada se vuelve contra él, exigiendo el pago por su pacto anterior.
Nadie como Beethoven comprendería el alma del músico que sacrifica todo por el arte, hipotecando lo más sagrado, ¡su libertad!

Capítulo 2 – Fragmento de Sinfonía en París ITres mujeres y un amor

«Se incorporó y colocó un CD en el compact disc; fue un acto mecánico, sin darse apenas cuenta de lo que hacía. Las inequívocas notas de la Cuarta Sinfonía de Brahms inundaron el ambiente. Subió el volumen, necesitaba sentirse envuelto, rodeado por aquella música magistral. Protegido por la amplia y desbordante sonoridad de tan hermosos sonidos; intuía que sería la única manera en que llegaría a sosegar su ánimo agitado…».

COMENTARIO: Johannes Brahms fue un compositor con gran personalidad. Eterno defensor de un amor imposible, (Clara, la esposa del también compositor e íntimo amigo, Robert Schumann), hallará  en la música la liberación de su fracaso personal. Sus sinfonías son un compendio de belleza serena, pasiones contenidas y sobriedad académica. Del mismo modo, Jean Pierre, busca la perfección artística en su trabajo, un motivo por el que seguir viviendo y la oculta expresión de unos sentimientos reprimidos durante demasiados años.
¿Logrará llenar la Música el vacío de su vida…?

 

Deja un comentario