El apasionante viaje de Annia Tarelly a Sicilia. ¡Una isla sorprendente!

Al visitar Sicilia tienes la sensación de dar un paso al pasado

Sicilia es la isla más grande del Mediterráneo. Tierra impregnada de cultura que ha sabido conservar su historia a lo largo de los siglos. Infinidad de veces se ha visto asediada, invadida y saqueada. Muchos son los pueblos que han deseado dominarla en el confuso trascurso de los tiempos. Su privilegiada situación estratégica ha provocado su desgracia y, al mismo tiempo, su gloria.

Sin duda alguna, el acoso invasor ha marcado a hierro el carácter del nativo siciliano, aunque no es menos cierto que cuantos pueblos han arribado a sus costas también han dejado, en la fértil tierra siciliana, parte de su propio yo. Prueba de ello es la fabulosa herencia que hoy día atesora la isla. Majestuosos templos que, impertérritos, desafían a los elementos, al inexorable paso del tiempo o la indiscriminada mutilación del hombre, quien no acaba de comprender el valor que semejantes reliquias arqueológicas representan para la humanidad.

Poco queda a día de hoy del esplendor de la época helenística

Iglesias, palacios, monumentos, teatros y casas señoriales nos sorprenden, apiñados en ciudades y pueblos. Algunos de ellos, es cierto, en estado lamentable (sucios y deteriorados, abandonados a su suerte o burdamente restaurados). Tampoco es de extrañar.

Sicilia no es una región rica, desde luego. Los continuos desmanes de unos y otros han desvencijado y malgastado la riqueza acumulada en otros tiempos. Cuesta mucho esfuerzo y dinero el descubrimiento y posterior conservación de tanto monumento y joya arquitectónica, sobre todo, cuando las arcas no están repletas.

Preciosos rincones cohabitan con edificios en ruinas, símbolo de la dualidad de esta tierra

Poco queda a día de hoy del esplendor de la época helenística, normanda o el sofisticado desarrollo del Reino de las Dos Sicilias. Actualmente, el turismo es la base en que se fundamenta su economía. Hoy en día, una  nueva y masiva invasión domina la isla, tal vez igual de voraz y devastadora que las anteriores, aunque eso sí, pacífica y lucrativa.

 

2 pensamientos en “El apasionante viaje de Annia Tarelly a Sicilia. ¡Una isla sorprendente!”

Deja un comentario