Así empieza ‘El manuscrito de Michelangelo’

Nuevo año en mi viejo Madrid